madera maciza vs suelos laminados

¡Todo lo que necesitas saber sobre los suelos laminados!

El suelo laminado es una opción popular y versátil que ofrece numerosas ventajas a los propietarios de viviendas. Es una alternativa rentable a los suelos de madera dura o baldosas, que proporciona tanto durabilidad como atractivo estético. 

Cuando buscas suelos laminados en Madrid, la mejor empresa con profesionales de calidad que puedes encontrar es Woodmagik. Al contactarlos tendrás a disposición a un equipo con amplia experiencia en suelos laminados, capaces de comprender lo que deseas y dispuestos a orientarte para encontrar las mejores alternativas. 

¿Por qué preferir los suelos laminados?

Una de las principales características de los suelos laminados es su durabilidad. Este tipo de suelo está fabricado con varias capas, incluida una capa de desgaste que lo protege contra arañazos, manchas y decoloración

Esto hace que el suelo laminado sea una excelente opción para zonas de mucho tránsito, como salones, pasillos y cocinas. Es resistente a las abolladuras y puede soportar el impacto de muebles pesados o tráfico peatonal, por lo que es adecuado para hogares con niños o mascotas.

Por otro lado, ofrece una amplia gama de diseños y patrones, lo que permite a los propietarios lograr el aspecto que desean. Tanto si prefieres el aspecto natural de la madera dura como el de la piedra o las baldosas, hay una opción de suelo laminado que se adapta a tu estilo. 

Los fabricantes utilizan tecnología de impresión avanzada para crear texturas y acabados realistas, imitando el aspecto y el tacto de los materiales naturales por una fracción del coste. Otra ventaja importante de los suelos laminados es su facilidad de instalación. 

Las planchas de laminado están diseñadas con un sistema de encaje que permite una instalación sencilla y eficaz. Con estas herramientas, pueden encajarse fácilmente, eliminando la necesidad de utilizar adhesivos o clavos. Esto no solo ahorra tiempo, también reduce los costes de instalación, haciendo del suelo laminado una opción rentable para los propietarios de viviendas.

¿Por qué tantas personas prefieren el suelo laminado?

Los suelos laminados son conocidos por su bajo mantenimiento. A diferencia de la madera dura o la moqueta, el laminado no requiere encerado regular, pulido o limpieza con vapor. Barrer o aspirar con regularidad, junto con pasar una mopa húmeda de vez en cuando, suele ser suficiente para mantenerlos limpios y con el mejor aspecto. 

Además, la capa protectora lo hace resistente a las manchas, los derrames y la decoloración, garantizando una belleza duradera con el mínimo esfuerzo. Para los propietarios con un presupuesto ajustado, ofrece una solución asequible y rentable. 

En comparación con la madera dura o los suelos de baldosas, el laminado suele ser más económico, sin dejar de ofrecer un atractivo estético similar. Los bajos costes de instalación y los mínimos requisitos de mantenimiento contribuyen aún más a su rentabilidad. Con el suelo laminado, puedes conseguir el aspecto que deseas sin gastar demasiado.

Amplia resistencia y amigable con el medioambiente

A diferencia de los suelos de madera, el laminado es resistente a la humedad, por lo que es adecuado para zonas propensas a derrames y humedad, como cocinas y baños. Las planchas de laminado están fabricadas con un núcleo resistente a la humedad, lo que evita que se deformen o hinchen cuando están expuestas a la humedad. 

Sin embargo, es importante tener en cuenta que debe evitarse la humedad excesiva y que los derrames deben limpiarse rápidamente para mantener la integridad del suelo. Por otro lado, para quienes están concienciados con el medioambiente, este tipo de suelos ofrecen ventajas ecológicas. 

La mayoría de los laminados están fabricados con materiales reciclados y son reciclables, lo que reduce los residuos y el impacto medioambiental. Asimismo, el proceso de fabricación del suelo laminado requiere menos recursos naturales en comparación con la madera dura o las baldosas, por lo que es una opción de suelo sostenible.